15/12/2002 – EXAMEN PARA 6º DAN –  MAESTRO MARCELO F. VALES

“Hace nada menos que 44 años atrás, comenzaba a transitar el camino de las Artes Marciales, un camino que recorrí ininterrumpidamente, excepto por un corto período de unos pocos años en el que tuve que dejar a causa de la lesión de columna con la que convivo hasta hoy, lesión que justamente me terminó de eclosionar exhibiendo Sipalki en el Jardín Japonés hace varios años, un período en el que incluso continué enseñando y entrenando de otro modo (sobre todo la parte técnica y mental).
Han sido hasta hoy años intensos, de miles y miles de horas de práctica; de infinidad de torneos peleados desde muy joven en diferentes modalidades; de cantidades de exhibiciones realizadas; de seminarios; de clases especiales (tomadas y dictadas) y de múltiples eventos de todo tipo llevados a cabo durante mi larga vida Marcial.
Han sido hasta hoy (además de lo anteriormente descripto), 35 años de enseñar con pasión, con seriedad, con esmero, con responsabilidad y con dedicación extrema a cientos de alumnos que han pasado por mis clases y que han depositado en mi persona nada menos que su confianza.
Podría decir que en el ambiente de las Artes Marciales (en el cual todos nos conocemos), cada uno sabe el camino que recorrió y lo que hizo verdaderamente para estar el lugar que le toca hoy, máxime en estos tiempos donde (en algunos casos) la graduación ha perdido el valor que solía tener en otras épocas. En mi caso (todos quienes me conocen pueden dar fe de ello), han sido más de cuatro décadas de dedicarme y de brindarme íntegramente (con todo lo que la palabra implica) y en el más amplio de los sentidos.
Por eso hoy agradezco a los Maestros Raúl “Cheché” Portalea y Oscar Gonzalez y a la Asociación de Sipalki Tradicional Mundial por examinarme y otorgarme el grado de 6º Dan, algo que tomo más como un reconocimiento a todo lo expuesto anteriormente que al valor de la graduación en sí misma, ya que a esta edad poco importa la graduación sin el correspondiente conocimiento, sin una apropiada filosofía, conducta y moral demostrada a través de los años y sobre todo sin un camino recorrido que la sustente, algo esto último ya no tan habitual de ver (a veces) en éstas épocas.
Quiero aprovechar también para felicitar a mi compañero de examen y de graduación, el Maestro Adrián Perez (también flamante 6º Dan), a quien conozco desde hace muchísimos años y con quien sumábamos entre ambos, nada menos que 35 años de ser quintos Danes.
No quiero olvidarme de agradecer a mi familia por el apoyo de siempre, también a todos de quienes he aprendido algo (que han sido varios a lo largo de mi vida Marcial) y sobre todo un agradecimiento especial a mis queridos alumnos Altaicos (algunos que me acompañan desde hace décadas), ya que sin cada uno de ellos (del primero al último) no sería quien soy como practicante, como maestro y como persona. Es un honor para mí tener el privilegio que me otorgan de intentar dejar alguna pequeña huella en sus vidas y de continuar aprendiendo con ustedes.
Como suelo decir, lo mejor siempre está por venir, y aunque el tiempo pasa y las técnicas van costando cada vez más, lo hecho, hecho está y la historia personal no puede borrarse de modo alguno. Aún queda mucho por aprender, mucho por recorrer y sobre todo mucho por crecer internamente, porque eso es el Do y hacia allí continuará mi dirección eternamente..”.
.
Marcelo F. Vales.
15/12/2022

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *